El móvil político de Voluntad Popular, por Rafael Veloz García @Rafaelvelozg

Concluido el proceso interno de revisión, actualización y letigimación de las autoridades de Voluntad Popular el pasado domingo 31 de julio, hay muchas cosas por decir, pero vamos a enfocarnos en los aspectos más importantes y en especial en la influencia que tendrá en nuestras futuras acciones políticas orientadas al beneficio de los ciudadanos de Venezuela, estén donde estén, porque son a quienes nos debemos y la razón de la existencia de nuestro partido.

Fue un proceso que se gestó y desarrolló durante más de seis meses, que era además un clamor que hizo el pueblo a los partidos de oposición. Y lo hicimos en medio de una dictadura que a través de los poderes públicos ejercen terrorismo de Estado para secuestrar y perseguir a los opositores, tanto que dos terceras partes de los miembros de la dirección nacional de Voluntad Popular han tenido que tomar el camino de exilio y otros se mantienen presos. Aún así, en una situación tan irregular, se pudo hacer un proceso democrático interno, que responde a los estatutos del partido naranja.

No fue un proceso de puras reuniones o de cogollos partidistas, una vieja práctica del pasado y que aún distingue al Psuv del régimen de Maduro. El nuestro se desarrolló con la partipación directa de los activistas, que en el lenguage de otros partidos es la militancia.

El activista es una persona comprometida en su tiempo y su voluntad con el apoyo familiar y en una circunstancia de riesgo, porque no tienen la garantía de la libertad en sus ejercicios políticos. Se puede considerar una decisión heroica de una venezolana o de un venezolano, que ante una dictadura, en medio de una crisis humanitaria compleja, un virus chino, el virus rojo y como integrante del partido más perseguido, asumir la responsabilidad de actuación política en cualquier espacio del territorio nacional. Eso, sin duda, es heróico.

El proceso de internas de Voluntad Popular estaba cifrado a la militancia, al activismo, en el entendido que nuestra organización política tiene tres segmentos de atención: primero, los activistas, que son las personas que llevan el día a día de la política. En un segundo aro tenemos al voluntariado, que son aquellos que realizan labores eventuales de corte político y social. Y en un tercer nivel están los simpatizantes, que son los que acompañan a nuestro partido, por ejemplo en las redes sociales, manifestaciones, etc., y luego votan por los candidatos de Voluntad Popular.

El aro más concéntrico al núcleo es el activismo y hasta ellos llegamos con el diputado Freddy Superlano y otros activistas en una gira por todos los estados del país, para dar la pauta organizativa de la necesaria participación en el proceso de internas del partido.

Los números nos hablan del éxito. Fueron elegidas 7.300 personas con cargos específicos y ya fueron juramentados. Voluntad Popular cuenta con 382.439 personas que son simpatizantes, voluntarios, activistas y dirigentes, quienes cada día trabajan por conquistar la libertad del país. Cabe resaltar que ese proceso fue diseñado para tener una representación paritaria de todos los sectores y obtuvimos una proporción de autoridades de un 48,41% de mujeres y 51,59 % de hombres.

Por otro lado, se habilitaron 46.699 activistas para participar en las asambleas de legitimación del partido y como los liderazgos fueron legitimados de abajo hacia arriba, tuvimos en ese despliegue a nivel nacional la selección de 11.128 autoridades a nivel municipal y regional.

Aunque siempre todos aspiran a la perfección al final lo que alcanzamos siempre es mejorar mucho, Incluso muchos dicen que la perfección no existe. En nuestro caso con las internas trabajamos muy duro por hacer bien las cosas y nos sentimos muy satisfechos por ello, lo cual además se refleja en los números antes señalados.

…………………………………………..

En el momento en el cual nos encontramos hay un acuerdo unitario de las organizaciones políticas democráticas en una perspectiva electoral presidencial, pasando por la alcabala de la elección primaria. Frente a ello, debemos resguardar los derechos políticos que acompañan a los venezolanos en cualquier parte del mundo, es decir que la diáspora debe votar y es la propuesta de Voluntad Popular, por lo que este proceso debe realizarse sin el concurso de Consejo Nacional Electoral. De allí se genera un poder ciudadano alternativo, es decir, estamos hablando de la construcción de un ejército de activistas y voluntarios para la defensa del voto, porque es necesario que tengamos 30.000 personas dispuestas para las mesas de votación y en eso está enfocado Voluntad Popular.

El proceso de internas logró que pudiéramos sincerar la importancia de la diáspora, que son venezolanos que se nos han ido por la persecución, que no solo llegó a la dirección nacional sino a sus estratos de base y a los medios. Este proceso permitió además un reforzamiento de la parroquialización y del fortalecimiento de las redes populares, que son instrumentos de base de Voluntad Popular y que están centrados en los más de 14.000 núcleos de votación que hay en el país.

Tras las internas, ahora hemos entrado en la fase de lo que hemos llamado el Congreso de Ideas, bajo el liderazgo del historiador y abogado constitucionalista Cipriano Heredia, que ha dispuesto un entramado federal para así escuchar las regiones, municipios, localidades, y convertir una propuesta federal, donde participan todos los activistas del partido en un sistema de consulta, y también los más destacados especialistas de Venezuela y de la región, para construir lo que es la misión de la reinstitucionalización de los poderes públicos de nuestro país, y la visión prospectiva del país, para convertirlo en motor de la región, bajo la sociedad del conocimiento.

Miles de liderazgos salieron a la luz y en especial mención los de las regiones, quienes han dado importantísimos aportes a nuestra organización política, tanto que en el sistema de elección se dividió al país en cinco grandes ejes y allí sus principales líderes seleccionaron a sus representantes ante la dirección nacional y al país.

Los activistas, por otro lado, reconocieron la labor y liderazgo de Leopoldo López, fundador junto a muchos otros de Voluntad Popular y quien cumple una tarea importante en el exterior. Y también reconocieron lo hecho por Freddy Superlano, quien en un escenario por demás difícil y hostil, construyó bajo su batuta política, una sólida maquinaria para la defensa del voto en las elecciones regionales de Barinas, para pulverizar con ella todos los esfuerzos de Miraflores, las Fuerzas Armadas, de la justicia servil a Maduro, la movilización hasta esa entidad de funcionarios de la dictadura y al ventajismo comunicacional y de recursos provenientes del Estado. No pudieron fracturar la condición de líder de Freddy Superlano. Todos conocemos la historia de lo que a la postre sucedió y que hoy constituye un ejemplo para las fuerzas democráticas del país y que aplicaremos para la elección primaria y para el proceso presidencial.

Voluntad Popular, en síntesis, dio un gran valor a los activistas, por ser personas comprometidas de manera directa con nuestra organización política y una vez concluida la fase de internas ya avanzamos en la de generar una onda expansiva en la busqueda de hacer crecer el voluntariado, todo en atención al móvil político que es la elección presidencial. Pero hay que decirlo: nuestro principal móvil no es salir de Maduro, nuestro móvil va más alla, que es la construcción de la mejor Venezuela.

…………………………………………..

Dr. Rafael Veloz García, diputado a la Asamblea Nacional y al Parlasur electo en 2015; expresidente de la Federación Interamericana de Abogados (FIA); miembro de la dirección nacional de Voluntad Popular, VP.