Revelaron más DETALLES del homicidio del funcionario de la Dgcim en El Hatillo

Restos de cartuchos de balas luego de los recientes enfrentamientos en la Cota 905

 

 

 





El pasado 6 de noviembre, Luis Gerardo López, funcionario de la Dgcim, fue víctima de un homicidio en el sector Los Naranjos. Según información extraoficial proporcionada por el periodista Román Camacho a través de su cuenta en Instagram, se sospecha que los responsables de este crimen pertenecen a la peligrosa banda del Santanita, conocida por su actividad delictiva en los estados Lara, Trujillo y Yaracuy.

Por lapatilla.com

Se presume que los delincuentes aprovecharon que los organismos de seguridad estaban enfocados en la toma de las cárceles para llevar a cabo el asesinato. Además, se habrían enterado de que en la vivienda de Los Naranjos había objetos de valor y dinero en efectivo. De acuerdo con la información, el funcionario de la Dgcim no tenía ninguna relación con dicha residencia, simplemente estaba de paso hacia otra. Sin embargo, al ver un vehículo rotulado con la alcaldía de Baruta, los delincuentes creyeron erróneamente que se trataba de la policía y dispararon múltiples veces contra López.

Aún se desconoce por qué el funcionario estaba conduciendo una camioneta con los rótulos de la alcaldía de Baruta. Esta interrogante forma parte de la investigación en curso. Según información extraoficial, los delincuentes se llevaron más de 100 mil dólares en efectivo y relojes de alto valor de la vivienda. Hasta el momento, no se ha revelado la identidad del propietario de la residencia, pero se presume que podría ser un piloto con experiencia tanto en el sector privado como en el público.

Se descartan otras versiones que circulan sobre el caso, como el robo de oro o un enfrentamiento entre tres funcionarios. Las autoridades continúan con las investigaciones, pero todo apunta a que la banda del Santanita está detrás de este crimen, ya que su modus operandi coincide con el robo cometido anteriormente en Barquisimeto, donde ingresaron a una vivienda como un comando, forzaron cajas fuertes y huyeron del lugar.