Niño de Indiana se quitó la vida por sufrir terrible acoso: padres se quejaron en la escuela al menos 20 veces - LaPatilla.com

Niño de Indiana se quitó la vida por sufrir terrible acoso: padres se quejaron en la escuela al menos 20 veces

Los padres de Sammy, Nicole y Sam Teusch, hablan durante una entrevista. WTHR 13Noticias

 

Un niño de Indiana de 10 años se suicidó después de haber sido acosado implacablemente en la escuela, según su familia, que afirma haber dado la alarma al menos 20 veces en el último año.

Por New York Post





Sammy Teusch, un estudiante de cuarto grado en la Escuela Intermedia Greenfield, fue acosado hasta la noche en que se suicidó el 5 de mayo, según su familia.

“Lo sostuve en mis brazos”, dijo su padre, Sam Teusch, a WTHR. “Hice lo que ningún padre debería hacer jamás, y cada vez que cierro los ojos, es todo lo que puedo ver”.

Los padres de Sammy, Sam y Nichole, dijeron que se quejaron en la escuela aproximadamente 20 veces sobre el acoso que comenzó el año pasado cuando él estaba en la escuela primaria.

“Al principio se burlaban de él por sus gafas y luego se burlaron de sus dientes. Esto duró mucho tiempo”, aseguró su padre.

Sus padres en Greenfield, Indiana, dicen que su hijo Sammy, de 10 años, se suicidó después de un acoso implacable. Nicole Teusch/Facebook

 

“Lo golpearon en el autobús escolar y los niños le rompieron las gafas y todo”, mencionó.

“Llamé a la escuela y dije: ‘¿Qué están haciendo al respecto? Sigue empeorando, y empeorando, y peor’”, afirmó el padre.

El superintendente del distrito escolar, Dr. Harold Olin, negó que los padres o el niño hubieran presentado ningún informe de intimidación.

Sin embargo, reconoció que los administradores y el consejero de la escuela mantuvieron conversaciones regulares con la familia durante todo el año, sin dar más detalles debido a las reglas de confidencialidad.

La familia del escolar insistió en que sus temores habían quedado claros.

“Sabían que esto estaba pasando. Sabían que esto estaba pasando”, relató el padre.

Lea más en New York Post